El Valle de Guadalhorce es una comarca de la provincia de Málaga, formada naturalente por el río Guadalhorc

Esta zona está enclavada al oeste de Málaga capital, accediéndose desde ésta a través del Valle del río Guadalhorce, que es el que le da nombre a la misma. Se encuentra situada en un enclave privilegiado, por su proximidad a la capital, a la Costa del Sol, al Parque Natural Sierra de las Nieves, al desfiladero de los Gaitanes y al conjunto de embalses de El Chorro, así como a los Montes de Málaga.

El Valle del Guadalhorce es una comarca de la provincia de Málaga,Andalcia

EI río Guadalhorce, después de recoger las aguas de la comarca de Antequera y cruzar la cordillera por el Desfiladero de los Gaitanes, se hace adulto y forma su propio valle, el del Guadalhorce, el más importante de Málaga. Un valle que es al mismo tiempo camino y corredor fértil de huertas y gentes, y anfiteatro de sierras que aportan sus aguas, su cobijo y su paisaje.

Huertas salpicadas de casas de labranza y caseríos, cruzadas por carreteras, caminos, ferrocarril y canales; huertas que cubren el fondo del valle y trepan en bancales por cabezos y pequeñas colinas; huertas en fin de un paisaje de vida que lucha entre el ser y el haber sido. Al oeste de Coín los pueblos del valle se acercan a la montaña y ponen en contacto valle y serranía. Por Monda y Guaro, pueblos de la vecina Sierra de las Nieves, aún suben las huertas entre bancales hasta las proximidades de los pueblos, pero ya llegan solas entre olivos y secanos que marcan la frontera entre la vega y la sierra. Sierra con alcornocales que se mezclan con pinos y castaños. Después, el paisaje asciende entre pinos viejos por el tremendo barranco de los Horcajos hasta las cimas de la serranía, para alcanzar las umbrías y planicies por las que vagan pinsapos y quejigos centenarios. Y ésto también es el Valle del Guadalhorce.

Una de las características de esta zona es la existencia de microclimas como consecuencia del relieve, las orientaciones, altura sobre el nivel del mar, llanos, laderas, que hacen que los inviernos sean de los más suaves de la provincia. Esta característica del clima, sin temperaturas extremas, hace que sea el lugar idóneo para el desarrollo de actividades relacionadas con el turismo tanto cultural, como gastronómico o deportivo.

Un valle que es al mismo tiempo camino y corredor fértil de huertas y gentes, y anfiteatro de sierras que aportan sus aguas, su cobijo y su paisaje. Huertas salpicadas de casas de labranza y caseríos, huertas que cubren el fondo del valle y trepan en acequias por cabeceros y pequeñas colinas. Huertas, en fin, de un paisaje vivo que lucha entre el ser y el haber sido.

Ligados a la cultura del agua se encuentran numerosos valores paisajísticos, culturales y forestales, como molinos, acequias, manantiales, así como una artesanía tradicional basada, principalmente, en la cerámica.

Aunque oficialmente sólo existe en la zona un Paraje Natural, el Desfiladero de los Gaitanes, existen numerosos puntos y lugares de interés de carácter medioambiental, tanto en las sierras circundantes como en el valle.

Y disfrutando de un microclima sin temperaturas extremas, que hacen de la comarca un lugar idóneo para realizar actividades turísticas de tipo cultural, gastronómico y deportivo.

Anuncios

Deja un comentario